La panacea económica española (o no)

Las negociaciones entre el gobierno, la patronal y los sindicatos se terminaron la madrugada del jueves sin sorpresa: no hubo acuerdo acerca de la reforma del mercado laboral. Por consecuencia, Zapatero la promulgará como decreto.

Desde hace meses, murmullos de abaratar el coste del despido en los medios han crecido, hasta alcanzar un clamor ‘vuvuzeloso’ durante las negociaciones de la semana pasada. Abaratar el despido es la panacea para la economía española ya que el gobierno ha introducido medidas para controlar el déficit. O así parece. Tal medida no es lógicamente comprensible. Casi todos están de acuerdo en que el problema principal es la tasa de paro, que dobla a la media europea, y que se necesitará mucho tiempo para crear puestos de trabajo para los 4 millones de parados. ¿Qué solucionará abaratar el despido? Si se considera cómo la tasa de paro ha aumentado durante la crisis, está claro que las empresas no han tenido ningún inconveniente en despedir a las personas.

El problema para muchos jóvenes es que tienen dificultades en conseguir un trabajo que no sea temporal, a menos que saquen las oposiciones. Van de un empleo a otro sin mucha esperanza para su futuro laboral a largo plazo y esto aviva, sin duda, a otro fantasma que ronda la economía española: la productividad. Si te dan un contrato temporal que durará algunos meses, sin esperar que te vayan a retribuir mucho por tu esfuerzo (es lo mismo para los que tienen un contrato de becario –es mucho más fácil para las empresas buscar carne fresca, que ofrecerle a alguien un contrato fijo y largo), ¿serás el trabajador más productivo? Desafortunadamente, parece que las empresas consideran que los puestos precarios y temporales son mejores que ofrecer un puesto con futuro. Seguro que les enriquece a corto plazo, pero es perjudicial para el crecimiento a largo plazo.

Así que, en lugar de hablar de abaratar el despido, hablemos de facilitar el proceso de contratación y penalizar a las empresas por su uso excesivo de contratos temporales (algo que la patronal rechazó durante las negociaciones). Lo único que podemos hacer es esperar para ver si estará escrito en el decreto. Está en las manos del gobierno y de los políticos.

Para leer más sobre los jóvenes y la economía, haga clic aquí.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s