¿Garzón en el banquillo? Un momento clave en la democracia española

Una de las primeras piedras que se colocaron en la elaboración del muro de la democracia actual fue la ley de la amnistía de 1977, una ley que permitió que se construyese un sistema que se enfocaba en el futuro por intentar ignorar el pasado. Sin embargo, ahora esa ley ha caducado y está creando uno de los principales asuntos en el caso contra Garzón, que, según dicen, no ha respetado a la ley susodicha. Pero es la ley de la amnistía la que está impidiendo la verdadera expresión de la democracia, libertad, y los derechos y la dignidad humana.

A pesar de lo que dicen algunos, esto no se trata de Garzón creyéndose por encima de la ley, o sea, intocable. Sino, esto se trata de buscar la verdad sobre el pasado y evaluar si se cometieron crímenes contra la humanidad , o no. Su interpretación agresiva de la ley fue aplaudida cuando perseguía el terrorismo, pero ahora ha cruzado una línea invisible, pero importante.

Como siempre con el derecho, la interpretación de las leyes individuales es importantísima. Según el Tribunal Supremo, Garzón ha sobrepasado sus responsabilidades por declararse competente para abrir la causa contra los crímenes que se cometieron durante la dictadura. El problema es que la ley de la amnistía es incompatible con el derecho internacional y con la constitución española (artículo 10.2). ¿Es la ley internacional más importante que la ley nacional? Los jueces estaban encantados mientras Garzón perseguía a Pinochet y otros crímenes internacionales. ¿Qué ha cambiado? Nada, excepto que los crímenes ocurrieron en España. Está claro que, dado que las leyes se contradicen, se puede a la vez demostrar el delito de prevaricación y desmentirlo. Por consecuencia, es fundamentalmente un asunto político.

La O.N.U. ya ha criticado la ley de la amnistía por ser incompatible con los derechos humanos. Esas leyes son útiles para empezar con un nuevo régimen, pero no son compatibles con el desarrollo de una democracia a largo plazo (esta es la experiencia de varios países en Suramérica.) Lo que tenemos es una piedra angular en las fundaciones del sistema actual que es incompatible con el desarrollo de la democracia española. Algo tiene que ceder. ¿Será la ley de la amnistía, o será la democracia? Lo que sí es cierto es que estamos viviendo un momento crucial en la futura dirección de la historia, memoria y justicia en España.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s